Grandes Visionarios

06/15/2012

News and Information



Recientemente tuve la fortuna de convivir unos días con Celine Cousteau, durante el programa Líderes del Arrecife Mesoamericano (http://liderazgosam.org). Le platiqué sobre la gran influencia que tuvo su abuelo en el orgullo Mexicano, al nombrar al Golfo de California “El Acuario del Mundo”. Pero también compartí con ella mi preocupación sobre los grandes problemas que enfrenta la región actualmente. A tan sólo tres décadas, el Golfo sufre una devastadora transformación a través de una sobre explotación de sus recursos naturales. De hecho, en una descripción simple y directa de esta triste situación, el escritor Tim Folger ha parafraseado a Jaques Cousteau diciendo que el Golfo de California podría ser nombrado actualmente “La Pescadería de México” (http://bit.ly/JeiEzl).

Afortunadamente, la tenacidad con que comunidades y personas han luchado por lograr un cambio, por ir en una dirección opuesta al deterior, ha mantenido la esperanza en muchos de nosotros por recuperar los Mares Mexicanos y del mundo en general. Un claro ejemplo lo han dado los pobladores de una pequeña localidad en la parte sureste de Baja California Sur llamada Cabo Pulmo. Durante un siglo, la familia Castro se dedicó al buceo en esta región, primero como pescadores de perlas hasta la actualidad como líderes locales en el buceo recreativo. En junio de 1995 en una iniciativa que conjuntó los esfuerzos de los Castro, la Universidad de Baja California Sur y el gobierno federal, Cabo Pulmo fue declarado Parque Marino Nacional. Después de 17 años de protección, Cabo Pulmo es una historia de éxito. La comunidad mantiene una elevada calidad de vida, y el ecosistema marino es saludable, con poblaciones densas de peces, varias de ellas en peligro de extinción. Ellos, grandes visionarios, apostaron por un modelo de desarrollo costero diferente. Protegieron sus arrecifes, su comunidad, sus recursos naturales. La historia no es tan “color de rosa” como la describo. Los Pulmeños sufrieron, no fue fácil. La transición a otras fuentes de empleo más allá de la pesca, las crisis económicas y las nuevas regulaciones como Parque Marino representaron grandes retos con costos altos. Decidieron seguir adelante y no han claudicado. En Mayo del 2011 escribí junto con mi colega Enric Sala un artículo (http://bit.ly/LNALLf) donde concluimos que: “Si la comunidad de Cabo Pulmo tuvo un enorme reto restaurando la vida marina del arrecife durante 15 años, ahora enfrentarán uno mayor: evitar la destrucción de tanto esfuerzo y convencer a los tomadores de decisiones que el modelo que los Pulmeños escogieron no sólo es ecológicamente sostenible, si no que también es económicamente viable y socialmente responsable”. Hoy han dado un paso más en ese largo camino.

El gobierno Mexicano ha reconocido los esfuerzos de Los Pulmeños y ha señalado las grandes deficiencias en la manifestación de impacto ambiental del Proyecto Cabo Cortés (http://bit.ly/L0RL2b; http://bit.ly/LrW9lK). La gran lección que nos han dado los visionarios de Cabo Pulmo es que no solamente las reservas marinas nos dan grandes beneficios ecológicos (http://bit.ly/qb0Qxq), sino también son un ejemplo de los enormes beneficios económicos que los ecosistemas saludables brindan a las comunidades costeras. Los Pulmeños se han esforzado para tener ahorros que generen intereses para las futuras generaciones. Lo han entendido tan bien, que ahora ellos realizan las evaluaciones del arrecife y el monitoreo de sus recursos marinos. Además, han convocado a la sociedad civil a sumarse en estos esfuerzos. A través de la asociación “Amigos para la Conservación de Cabo Pulmo”, han mostrado que las organizaciones no gubernamentales pueden tener un gran impacto en las políticas públicas. A sus esfuerzos se han sumado GreenPeace México, Niparajá, Pronatura Noroeste, DAN, CEMDA, Costa Salvaje, NRDC, Comunidad y Biodiversidad A.C., WWF, entre otras, para formar un colectivo que mantenga a ¡Cabo Pulmo Vivo! (http://www.cabopulmovivo.org/).

Por si fuera poco, ciudadanos informados, artistas, académicos y servidores públicos también se han sumado a la defensa del modelo costero que han implementado Los Pulmeños. Miles quieren un nuevo rumbo en el desarrollo costero (http://salvemoscabopulmo.org/).

Cabo Cortés es tan sólo la punta del iceberg que representa un modelo caduco que ha devastado las costas de México; la gran incógnita ahora es, si como sociedad y gobiernos, podremos pensar en replicar el ejemplo de Cabo Pulmo. Le dije a Celine Cousteau que con toda la experiencia y los arrecifes que visitó su abuelo alrededor del mundo, yo supongo que no era un buzo fácil de impresionar. Acuñar un sobre nombre como el que le puso al Golfo de California, seguro fue por las maravillas subacuáticas que vio. Tengo 18 años buceando y he visitado una gran cantidad de sitios desde el norte hasta el sur del Golfo y solamente después de mis buceos en Cabo Pulmo entendí lo que inspiró a su abuelo.

 

Author: Octavio Aburto-Oropeza is a Postdoctoral Researcher at Scripps Institution of Oceanography (SIO), the 2010 recipient of the World Wildlife Fund (WWF) Kathryn Fuller Science for Nature Fund Fellowship, and a professional photographer associate with the International League of Conservation Photographers. Dr. Aburto-Oropeza obtained his PhD at the Center of Marine Biodiversity and Conservation at SIO, and was awarded the Jean Fort Award by the University of California, San Diego, for his significant contribution to an issue of public concern through his doctoral research. His research has focused on marine reserves and commercially exploited marine species and their fisheries in Mexico, Belize, Costa Rica, and the U.S.


Copyright © 2016 Gulf of California Marine Program. All Rights Reserved.
Terms & Conditions | Contact Us