Científicos prueban equipo acústico en El Golfo de Santa Clara para monitoreo de curvina golfina

02/26/2014

Conservation

Anticipando la temporada de pesca de curvina golfina, Cynoscion othonopterus, en el Alto Golfo de California, investigadores del Gulf of California Marine Program del Instituto de Oceanografía Scripps visitaron El Golfo de Santa Clara para trabajar con pescadores y probar los instrumentos para el monitoreo acústico. El pasado 7 de febrero Timothy Rowell, Brad Erisman, Catalina López Sagástegui, Marcia Moreno Báez y Tammy Wilson se reunieron con nuestros socios Angel Montes (capitán de la panga), Yazmín Flores y Josué Montañez para planear la logística relacionada a la colecta de datos acústicos durante los periodos de más actividad pesquera y  cuando se forman las densas agregaciones de desove alrededor de la Isla Montague. La reunión fue un éxito y abre el camino para los siguientes viajes a El Golfo de Santa Clara.

team photo Feb 2014

Foto equipo: Tammy Wilson, Yazmin Flores, Angel Montes y Timothy Rowell (de izq. a der.) durante el trabajo de colecta de datos.

 Al día siguiente, Timothy, Brad y Tammy salieron  con Angel y Yazmin a visitar la región del Alto Golfo de California donde la curvina golfina forma agregaciones que se cree son más densas durante los meses de marzo a mayo. Además de familiarizarse con la panga y la zona, los científicos  instalaron el equipo de acústica y realizaron una sesión de monitoreo como prueba. Una ecosonda ES60 de 120Hz se sumergió en el agua utilizando un brazo que se construyó específicamente para la panga de Angel. Para sorpresa de todos, el diseño fue perfecto y no encontramos ningún problema con el equipo.

gear testing

Foto 2: Timothy Rowell, estudiante de doctorado, y el investigador Brad Erisman instalan el brazo que sostiene el ecosonda en la panga.

Mientras la ecosonda trabajaba, Tammy y Brad utilizaron un CTD para determinar el perfil de profundidad de temperatura y salinidad, el cual se puede utilizar para determinar la velocidad de sonido en el agua. Una vez que el ecosonda se montó y se conectó a una computadora, Timothy dio instrucciones a Angel para comenzar el trayecto de muestreo. El equipo realizó transectos en los canales del delta, cerca de la Isla Montague, y al mismo tiempo se observaban las señales detectadas en un ecograma. Por primera vez, todos los que estábamos en la panga pudimos ver la batimetría tan variable de los canales, con profundidades que van desde los 0 metros hasta 20 metros. Aún más interesante, los ecogramas revelaron que en las aguas turbias de estos canales hay muchos peces, aunque lo más probable es que no sean curvinas ya que no estaban formando agregaciones en ese momento. Sin embargo, la buena noticia es que todo funcionó muy bien; detectamos peces, determinamos profundidades, y el equipo acústico funcionó mejor de lo esperado. Y Angel es el capitán perfecto para este proyecto. ¡Fue un gran viaje! Con este viaje estamos seguros de que todo estará listo para lo que será una temporada de muestreo satisfactoria y llena de sorpresas en el Alto Golfo de California.

echogram

Foto 3: Ecograma mostrando los datos acústicos grabados y resaltando la abundancia de peces pequeños en el área de muestreo. Los tonos rojos oscuros muestran la superficie y suelo del canal, mientras que los pixeles de colores muestran la presencia de peces.

 En los siguientes meses los investigadores visitarán la región para utilizar esta tecnología de monitoreo acústico activo para determinar las densidad y biomasa del stock reproductivo de curvina golfina a través de las agregaciones. Además, el monitoreo acústico pasivo documentará los sonidos producidos por estos roncadores (Sciaenidae) durante el cortejo. Se cree que los machos llaman a las hembras como parte del comportamiento del cortejo, el cual está sincronizado a los momentos de desove. En años pasados, los sonidos de las curvinas en las agregaciones se han grabado (son muy, pero muy fuertes); sin embargo el nivel máximo de estos sonidos no se ha determinado. En esta temporada 2014, el equipo hará monitoreos para detectar cambios temporales en las vocalizaciones de la curvina y calculará los niveles máximos del sonido, ¡el cual puede resultar ser el más registro más alto para una agregación que se haya descubierto!  Los niveles del sonido se compararán con las estimaciones de densidad que resulten de la acústica activa para conocer cómo se relaciona el nivel del sonido con el número de peces. Los resultados de esta investigación sin duda serán innovadores, ¡estén al pendiente de más noticias pronto!

 

 


Copyright © 2016 Gulf of California Marine Program. All Rights Reserved.
Terms & Conditions | Contact Us